Despertando de tu ensoñación


Es posible notar que estamos en tiempos de mayor conexión con lo espiritual, o al menos, en líneas generales, surge a nivel general un cierto interés por encontrar “paz interior” o vivir procurándonos sensaciones de bienestar. Esto a su vez, puede llevar a poner el foco, por ejemplo, en las personas que se dedican más tiempo a “soñar” despiertas que a poner los pies en la tierra, porque justamente consideran la realidad fría y cruel. Generalmente son personas que no logran concretar lo que desean y que en realidad no les interesa hacerlo, en ese “soñar” hay un goce inconsciente del cual no quieren desprenderse. Ese mundo de fantasía, a medida que se alimenta más y más, se refuerza y hace que esas personas cada vez estén más desconectadas de la realidad. ¿Por qué surge esa actitud de recreación de “refugio” fantasioso? En realidad, de qué quieren escapar?

Esta actitud se la puede asociar al mito de la Bella Durmiente, personas que viven “soñando” que algún día “el Príncipe Azul” pudiendo ser representado por un persona pero también simbolizando una situación externa que la persona quiere que la ayude a despertar, la rescate de esa burbuja. Tanto en los niveles de reclusión que algunas personas se ubican como en los casos de los que incesantemente buscan “quietud mental” y nadar en el océano del amor universal, están dejando de lado algo crucial… y es, su lado material, sus deseos, sus placeres más básicos…

Introduciendo el enfoque astrológico, lo descripto anteriormente, está involucrando las energías de la Luna y la de Neptuno, personas que en su carta natal tengan las energías de esos dos planetas unidas en lo que se llama aspecto. Aquí solamente hago mención a esas dos energías haciendo la salvedad que al momento de analizarlo en una carta hay que considerar más detalles, ya que hay más variables interactuando allí.

Si se describe en detalle la sensación que esas energías juntas representan en un nivel primario, estaríamos hablando de la sensación del bebé dentro de la panza de su mamá, sintiéndose absolutamente protegido y sin interés de salir de allí… La cuestión es cuando ya la persona es alguien adulto con responsabilidades a asumir en su vida, y tiene sin embargo esa actitud reactiva que obviamente la lleva a evadir el tomar decisiones y avanzar en su desarrollo personal. La energía de la Luna con el toque neptuniano es hechizante, y la sensación es muy agradable como para soltarla. También son energías que si no se trabajan, pueden llevar a estados de melancolía y depresión. Como mencioné anteriormente, esas energías no están solas en la carta natal, hay más planetas interactuando y por ejemplo, quien haría contrapeso a esa energía de ensoñación angelical es la energía de Marte. Si esa persona no asume ese lado marciano de deseo, acción, impulso, es posible que se le presenten situaciones en donde sea obligada a reaccionar o mejor dicho, considerar el otro polo. Por qué sucede esta situación? Justamente el psiquismo no es capaz de vivir simultáneamente energías supuestamente antagónicas, porque funciona de forma dual, o blanco o negro, o lindo o feo, etc. Entonces, energías tan aparentemente opuestas como ese combo luna-neptuno respecto de marte es intolerable para el psiquismo. ¿Entonces qué hace? Lo desplaza y sucede que lo que no se internaliza se hace destino. La pregunta que sigue es: ¿qué hacer al respecto?

En primer lugar, hay que ver lo que le está sucediendo, descubrir que está actuando esas energías de ese modo. En segundo lugar, comprender porqué se planteó ese escenario y porqué la persona lleva su vida de ese modo, allí es probable que descubra, si hurga en su interior, situaciones de su historia que recrean y hacen que repita su conducta actual, es un trabajo personal que implica un proceso. Y luego, una vez que comprende de dónde surge esa conducta, “abrir” ese huevo energético de comodidad y tomar decisiones que desafíen sus miedos, justamente para atravesarlos. De lo que se trata al conocer las energías que interactúan en la carta natal, es aprender a vivirlas en niveles cada vez más elevados de evolución. Niveles más elevados de la energía luna-neptuno es conectar con el otro de un modo empático y tener una sensibilidad agudísima siendo la persona quien determina en qué momento usar a favor ese talento que posee y no que esa energía haga destino con la persona, como suele suceder cuando no hay consciencia de lo que se actúa desde lo energético.

Estas temáticas y muchas más las desarrollo en los Talleres que brindo a través de Escuela Etika. Si te interesa descubrir qué hay en tu interior y aprender a su usarlo a tu favor, la Astrología Iniciática es una interesante herramienta a considerar… Para más información escribime a: ccapmany@hotmail.com. Gracias!

Carolina Capmany

Astrología Iniciática

ccapmany@hotmail.com


  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco