La trampa de las emociones


En esta ocasión quiero hacer mención respecto de una temática que considero interesa bastante a los seres humanos en general y es el tema de las emociones….

Ya sea en cuentos, en historias clásicas, en películas de toda índole, románticas, de acción, de suspenso, las emociones están presentes en sus diversas manifestaciones: alegría, júbilo, miedo, pánico, tristeza, etc. Se ha comprobado científicamente que hasta las plantas tienen emociones como así también es sabido que los animales las manifiestan, y por sobre todo, quienes tenemos mascotas, es una comprobación real de que sí sienten.

Siguiendo la lógica planteada anteriormente, entonces los seres humanos somos muy similares en ese sentido a las plantas y a los animales. Las emociones entonces están relacionadas con lo más instintivo del ser humano, de hecho gracias a lo emocional el ser humano reacciona en instancias en donde su vida corre peligro, en situaciones de gran tensión y catástrofe, el conocido instinto de supervivencia que el ser humano posee, produce a nivel emocional reacciones que hace que el hombre busque su conservación.

Si hacemos la analogía con la Astrología, esto es posible leerlo en la energía de la Luna, ya que a través de ella se entra en contacto con las energías relacionadas a lo más primario y reactivo. Desde el punto de vista astrológico, la Luna es la energía primigenia y desde la cual en un principio el ser humano conecta con el mundo, brindándole seguridad y protección. Todo lo que se actúe a modo reactivo tiene que ver con la energía de la Luna. En cierto modo, nuestro psiquismo trata de volver a ese estado primitivo de seguridad en donde cada quien se sentía seguro y protegido. En consecuencia, todo lo que haga o deje de hacer será en función de volver a ese estado anterior. La pregunta que sigue a continuación sería la siguiente: ¿y entonces qué significa actuar desde lo emocional?

Significa en realidad actuar automáticamente, a modo de mecanismo de defensa en pos de proteger lo que te hace sentir seguro en tu círculo de confort. No se trata de no sentir sino de comprender que en realidad las emociones cumplen una función y que hay un nivel superior que puede usarlas para un propósito mayor. En lo que se refiere a la Astrología, es sabido que la mayoría de las personas viven en su energía lunar y desplazan las demás energías de la carta, es un huevo protector que en cierto modo, si te aferras demasiado a él y te quedas allí, excluyes todas las demás energías que componen tu diagrama natal. Entonces, dar valor solamente a lo emocional, es quedarte en el nivel más básico de tu evolución como ser humano. Justamente, qué es lo que te diferencia de los animales y las plantas? Que tienes mente y que eres capaz de poner en PALABRAS lo que piensas y sientes. Ahí está la clave de la cuestión, LA PALABRA. El hablar es lo que nos diferencia de los demás seres vivos y si la Palabra es un factor diferencial entonces su valor es crucial. ¿Qué hace que la Palabra sea un factor diferencial respecto de las emociones? Si nos remitimos a las Sagradas Escrituras, a modo de ejemplo, verán que en todas las citas en donde se menciona a Dios dice: y Dios DIJO: hágase la Luz… y Dios DIJO… Justamente Dios, el Creador, habla y crea realidad, no dice que Dios pensó o que Dios sintió… Aquí es una vía para conmensurar que la Palabra es la que en realidad crea realidades. Ahora podrías preguntarte, y entonces qué son las emociones? ¿qué hago con ellas? Como mencioné antes respecto de la Luna, no se trata de que ahora la quites de tu carta natal, eso no es posible y tampoco es lo que hay que hacer. Lo que se dice en el mundo astrológico es que hay que “madurar” la Luna, en otras palabras, madurar tus emociones, usándolas a tu favor, y no que ellas dominen tu vida como un caballo desbocado en donde no tienes control de lo que te sucede. Primero y principal, reconocer que las emociones son energía, son combustible. Emoción tiene la misma raíz que la palabra moción - movimiento. La emoción es lo que mueve pero aquí hago una pregunta: ¿qué es lo que mueve? ¿Hacia dónde te mueve? Aquí está la gran cuestión y aquí es donde la Palabra adquiere el valor que le corresponde. Tus emociones irán hacia donde tus Palabras primero hayan marcado. Tus emociones están asociadas a imágenes y palabras que hacen que se activen automáticamente. Entonces no se trata de considerar a las emociones como base o inicio de las cuestiones que quieras encarar en la vida si no de ubicarlas como un eslabón de un proceso mucho mayor en donde lo principal es la Palabra y luego ver de qué modo esas energías que surgen de lo emocional acompañan lo que quieres realizar en tu vida. Cuando hablaba de la Luna y sus energías, aquello que te hace sentir seguro es también lo que más incorporado tienes, es decir, transmutar la energía lunar, que ese refugio se convierta en tu talento, que vos puedas decidir cuándo usar esa energía emocional en lo que te propongas alcanzar en tu vida.


  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco