Transforma tu carencia en Tu motor de Crecimiento


Cuando indagamos en la historia de ciertos personajes es interesante descubrir que muchos de ellos, por no decir todos, han logrado ser quienes fueron por un impulso interno que los hizo destacarse. Aquí se puede incluir personajes que se han destacado a nivel intelectual, emocional, físico y espiritual. Personajes como Beethoven, Einstein, Tolstoi, por ejemplo, fueron talentosísimos en un área puntual de sus vidas. Al mencionarlos, lo primero que decimos es, y bueno, tenían un don, un talento, fueron tocados con la “varita divina”... y la pregunta que les planteo es, ¿fue así realmente? Paso a explicar…

En realidad, es interesante cuando se hace el abordaje desde lo astrológico, ya que es factible captar que hay un por qué y un para qué de ese “destino” creado.

Es sabido que la Astrología describe funciones y energías particulares y de lo que se trata en un primer abordaje, es comprender dónde se produce desequilibrios a nivel de energías y cuáles son los patrones que se conforman a nivel diálogo psíquico. Pues bien, el hecho que en ese primer avistamiento se detecten desequilibrios está dando las primeras pautas que hay que considerar. Cuando me refiero a desequilibrios me estoy refiriendo a por ejemplo, falta de planetas en determinados elementos o solamente un planeta en determinado elemento. Los elementos a los que me estoy refiriendo son: aire, fuego, agua y tierra y la forma para medir esa tenencia o carencia es evaluando en función de los signos y su clasificación. Es decir, planetas en elemento fuego: en Aries, Leo o Sagitario, planetas en Aire: en Géminis, Libra o Acuario, planetas en Agua: en Cáncer, Escorpio o Piscis o planetas en Tierra: en Tauro, Virgo o Capricornio.

De ese primer análisis es posible obtener información respecto a esa carencia o falta que a nivel psíquico afectará de determinada manera. Y aquí comenzamos a orientarnos a lo planteado al inicio.

En los personajes que mencioné al inicio, hay carencias de determinado elemento en sus cartas natales y “casualmente” se destacaron en la característica del elemento que carecían… Beethoven no tenía elemento agua en su carta y su música cala los huesos a nivel emocional, Einstein carecía del elemento aire y es más que sabido que fue un genio y Tolstoi tampoco tenía elemento aire y fue un destacadísimo intelectual ruso. ¿Qué significa todo esto entonces?

La cuestión es que a nivel psicoanalítico es sabido que el psiquismo no soporta la falta, porque el ego se cree completo y cuando hay carencia de algo, corre desesperadamente para tapar ese agujero. Eso a nivel automático puede funcionar para un lado o para el otro, o sea, que ese automatismo justo sea bien aceptado socialmente entonces triunfes o te hunda en la peor depresión. En los casos mencionados, funcionó que al no contar con ese elemento, automáticamente desde lo psíquico se busca el equilibrio, compensando, por ejemplo. Si no tienes elemento aire que representa el mundo de las ideas, tu modo de vincularte con los demás, sucederá, entre las posibles opciones, que te obsesi