El engaño de la seguridad


Desde el momento que tienes el primer hálito de vida en este mundo, recibes contención y cuidados de la familia en la cual naces. Esos primeros años de tu crecimiento y evolución son claves y necesarios en tu formación como individuo social. La definición conocida de familia como la célula básica de la sociedad es obviamente cierta e incuestionable.

También es cierto que en tu proceso de crecimiento es posible detectar ritmos que acompasan instancias de la vida, desde el momento del nacimiento hasta los 7 años aproximadamente, eres una esponja que todo lo absorbe ya que en ese periodo ese cuando se forma el psiquismo. En ese momento se arma tu programa mental y comienza a ejecutarse de allí en adelante, siendo algo que ignoras por completo.

Desde el punto de vista astrológico, las energías que intervienen en esa primera etapa son la energía lunar y la energía saturnina. El planeta Saturno actúa como conformador de esa estructura de la cual te valdrás para relacionarte con el entorno, con el mundo. Saturno a través de las leyes que otros te transmitieron, sumando los miedos y la sensación de límite es quien, en cierto modo, conforma tu “armadura”. Ese traje de hierro que te hace sentir “seguridad” en la vida, la estabilidad de la que todos hablan y la que hay que alcanzar. La creencia que tu mente te hace creer de que siendo de determinada forma lograrás lo que quieras en la vida. Si en tu casa se transmitió tácitamente que gritar es una forma de hacerse valer, es probable que te encuentres en un futuro levantando el tono de voz cuando estés intentando ser escuchado. La cuestión es, a modo de anécdota, que los demás no tienen esa misma creencia y que en realidad, como toda cuestión esconde otra cosa, esa actuación simplemente dejará dicho que eres una persona agresiva difícil de tratar. Lo que sucederá es que se producirán incongruencias entre lo que tú crees que transmites y dices y lo que entorno capta de tu persona. En todo el proceso de conformación del individuo se producen divisiones, está el mundo que tu mente te hace creer, que eres de determinada forma y que hablas de determinada manera y está lo que el otro capta de afuera que generalmente dista de tu impresión particular. A todo eso sumémosle la falta de comunicación real que hay entre las personas y, ¿por qué digo eso? Porque si realmente lo analizas, eso que describo que te sucede a ti cuando te vinculas con otra persona u otras personas, también le sucede a esas personas y, ¿cuál es la resultante de toda esa maraña? Que nadie en realidad se comunica realmente con nadie… Es duro de aceptar pero en definitiva si lo reflexionas, te darás cuenta que el mundo es un acuerdo de proyecciones colectivas, ¿qué tanto de lo que te encuentras en realidad no es una mera proyección de tu mundo interno? ¿Y entonces, qué hacer?

Aquí está la cuestión clave de inicio, en primer lugar hay que reconocer que hay un programa corriendo y ejecutándose una y otra vez sin cesar. En la carta natal de una persona es posible leerlo considerando entre las múltiples variables, ¿qué representa esa energía saturnina en la carta? Además hay que considerar otras variables astrológicas. Puede suceder que una persona tenga un Saturno con mucha presencia en su mapa astral (hace aspectos con varios planetas, etc.) entonces entre las posibilidades que se barajan, esa energía podrá cristalizarse como rigidez y estancamiento. Una persona que solamente apuesta a lo seguro y no avanza alocadamente por la vida y que “casualmente” se crió en una familia muy estructurada y tradicional. El programa de esa persona será, alcanzar lo que a nivel familiar y social se espera de una persona y tal vez no vaya más allá de eso a no ser que…. tenga un Urano muy potente en su carta y ahí es cuando desde lo astrológico se podría decir, esa persona vivirá tensiones internas muy grandes a lo largo de su vida. Además de lo que en la carta como base se plantee, también están los tránsitos o ciclos a través de los cuales, todas las personas atraviesan momentos de crisis en la vida. La crisis de la mayoría de edad, la crisis de la mediana edad. Desde lo astrológico, hay combinaciones energéticas que producen esos cimbronazos internos o externos simplemente para reacciones y detectes qué te está diciendo la situación en realidad.

Como ven, el Cosmos propone articulaciones con escenarios provocadores pero quien decide captar el mensaje encriptado de la situación eres tú. Si estás muy ciego, ni te darás cuenta de qué te está diciendo la situación en realidad y solamente lo vivirás como un momento, situación externa fastidiosa que ya pasará… o por lo contrario, tomarás consciencia que es una oportunidad de romper esa armadura y asumir el riesgo de existir, de escribir tu propio programa… Es una grandísima responsabilidad pero es lo más valioso que puedes hacer en la vida, esto es lo que le llaman libre albedrío, interesante, no? Te animas a tomar el desafío?

Estas temáticas y muchas más las desarrollo en los Talleres que brindo a través de Escuela Etika como así también la posibilidad de comprenderlas en profundidad a través de las consultas astrológicas que brindo y en la Actividad de GDI de Escuela Etika. Si te interesa Descubrir qué hay en tu interior y Aprender a su usarlo a tu favor, la Astrología Iniciática es una interesante herramienta a considerar…

Para más información escribime a: ccapmany@hotmail.com.


  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco