Aprende a leerte en tus relaciones


Nos encontramos ante un nuevo inicio de ciclo, aunque sea simbólico y ya de por sí eso dice mucho, y es interesante poner el foco en las semillas que deseamos que crezcan y prosperen. Primeramente tener en claro qué semillas estás plantando porque descuidar ese detalle hará que luego te quejes de la manzana obtenida cuando no observaste que las semillas que sembraste eran de naranja.

En lo que respecta a tu relación con los demás también es fundamental considerar qué semillas estás sembrando porque, como he mencionado en oportunidades anteriores, lo que atraes (o rechazas) tiene que ver con tu propia energía. ¿Y cuáles son tus energías? ¿Cuál es tu carta de presentación automática ante los demás? Si descubrís que eso que emanas no te acerca a lo que decís querer en tu vida, ¿hay posibilidad de hacer algo al respecto? Veamos...

En lo que a Astrología se refiere, es interesante detectar en la carta natal de una persona de qué modo vivencia sus relaciones. Dependiendo de los “cortocircuitos” que tenga en un carta, es decir, un despliegue de sus energías, es posible descubrir su dinamismo o comodidad ante la vida. A diferencia de lo que se cree, el hecho de que una persona tenga aspectos “blandos” es decir, que su carta esté plagada de triángulos y sextiles no significa que tenga el éxito garantizado. La trampa está en que justamente el que esté todo “dado” genera relajación y en cierto sentido quedadez. Una persona con aspectos “armoniosos” en su carta no tiene motivaciones de cambio, para esa persona “ya está”, no hay cuestiones que lo inquieten o muevan a hacer algo diferente. En cambio, quien en su carta cuenta con varias cuadraturas, oposiciones o quincuncios, tiene “zonas puntiagudas” que pinchan e incomodan, zonas de tensión o conflicto interno que movilizan. Por eso es que se dice también que quien se considera exitoso o exitosa y está conforme con su vida, difícilmente trascienda o haga algo más de lo que habitualmente se espera. El ser exitoso y conformarte con seguir igual es la parte visible de tu propia condena. ¿Estás en este mundo para cumplir con lo que socialmente marcan como exitoso? ¿Eso es la trascendencia de la vida? Generalmente la persona que “no encaja” en los cánones de éxito sociales es quien tiene la gran oportunidad de hacer algo diferente en su vida. Y en lo que a energías astrológicas respecta, conocer tu diagrama astral es una herramienta que te brinda información de qué cuestiones te pinchan y además porqué con determinadas personas se producen chispazos tanto en lo agradable como en lo desagradable.

En ese diálogo de diagramas cósmicos es posible detectar porqué hay relaciones que son tan armoniosas que aburren y porqué otras son un campo de batalla. Como mencioné antes, hay que considerar desde un primer momento las cartas particulares y cuál es su propio dinamismo o quietud. Y lo que sucederá es que probablemente quienes tienen un vínculo pacífico y fraternal se quejen de que falta chispa y que quienes tienen un vínculo conflictivo y pasional se quejen de que falta tranquilidad. ¿Cómo se resuelve esa situación?

Primero hay que comprender que no es el otro sino la propia persona con sus propias energías. Si la persona asume la responsabilidad de profundizar en su interior y descubrir qué hay detrás de sus reacciones ya sean de inacción o de reacción violenta, es un primer paso en ese camino de cambio. Lo interesante es que además de conocer tus cuestiones particulares consideras lo que el otro te provoca, te moviliza, te detona y ahí hay grandes posibilidades de transformar ese vínculo.

El psiquismo tiene sus razones y desde el primer momento que sentís atracción o repulsión por alguien es información suficiente para comprender qué se está jugando allí. Si además hay posibilidades de que conozcas los datos astrológicos de esa persona hay más cuestiones interesantes que puedes conocer de tus propias energías astrológicas. Es muy probable que lo que más te repugne de determinado signo astrológico, por ejemplo, sea casualmente lo que tenés que trabajar en vos mism@. Es probable que esa energía esté en sombra u oculta y esa persona te la traiga a la luz para que la reconozcas y aceptes en tu consciencia.

Cuando se trata de vínculos conflictivos que se caracterizan en ser pasionales, en general son relaciones que tienen poca duración. En la medida de que se descubra por qué se producen esos choques y se los trabaje, usando esa energía para cuestiones más productivas, habrá oportunidades de que esa relación crezca y evolucione.

Ya sea en el ejemplo de la quietud o en el conflicto, la clave la tiene la persona, implica una toma de consciencia y el proponerse cambiarle el final al argumento sino la historia ya se sabe adónde te llevará. ¿Te animás a reescribir el libreto o dejarás que se repita una vez más lo mismo de siempre?

Para más información escribime a: contacto@logosastral.org.

Nos encontramos la próxima semana! Gracias!


  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco