¿Qué hay detrás del festejo de “San Valentín”?


En pocos días se realizará el festejo tan conocido como “El día de los Enamorados” o “San Valentín”, celebración más incorporada en algunos países más que en otros. Aquí en Argentina es una fecha que recientemente ha adquirido reconocimiento, “reconocimiento” alimentado por el marketing y las modas de turno, al igual que Halloween que también se “festeja” acá en Argentina cuando antes ni se consideraba...

Más allá de lo comercial que en realidad es la fuerza que hoy en día más mueve millones e intereses superfluos, es interesante conocer qué hay detrás de tanto festejo. Y como suele decirse desde el Hermetismo, conocer lo Oculto en lo Manifiesto ya que la mayoría de las personas festeja y participa de eventos sociales y populares y no tiene idea qué hace en lo que hace. ¿No te llama la atención que la mayor parte de la vida nos la “pasemos” festejando hechos sin tener idea de cuál es el motivo original? ¿No parece una actitud “zombie” acaso?

Haciendo foco en lo que a San Valentín respecta, primero quiero mencionar la historia que más se conoce respecto del día de los enamorados, para ello comparto un extracto del interesante artículo que Pablo Lema, acompañante en Transgenealogía Phi e investigadoren Hermetismo, escribió referido al tema:

“Allá por el año 270 D:C, reinaba en el imperio romano; Claudius Aurelius Marcus Gothicus; conocido como “El Gótico” quien de buenas a primeras prohibió en todo el imperio el casamiento por considerarlo un obstáculo para formar soldados; los soldados en tiempos de guerras no querían abandonar a sus familias ni dejar sus hogares, motivo suficiente para que el emperador viera esto como un estorbo. En esa época el cristianismo estaba prohibido por Claudio II. El quería ser el único “Dios”.

En este punto es donde entra el “valiente” Valentín; un médico romano que se hizo obispo y que desafió las órdenes del Imperio.

Cuando se conocieron los decretos del Emperador, Valentín estuvo en contra y fiel a su convencimiento, quería que el pueblo sea 100% libre para ejercer su amor “por” Dios. Es por esto que se le ocurrió pedirles a todos los jóvenes que deseasen casarse que acudiesen a él si querían ejercer el Matrimonio. Y así sucedió. Todos los jóvenes seguían las órdenes del Obispo y se casaban en secreto.

El imperio se enteró de lo que el Obispo estaba haciendo y lo apresó, llevándolo ante el Emperador.” ( ... ) Cuando ambos se encontraron, el emperador Claudio II le ofreció perdonar a Valentín a cambio de renunciar a su religión y que sirviera al Imperio y a los Dioses Romanos. El obispo, se aferró aun más a su “fe”, y esta “valiente” decisión fue la que lo llevó a la sentencia a muerte por parte del Emperador. Lo “amoroso” comienza cuando Valentín estuvo en la cárcel, momento en donde se enamoró de Julia, la hija del carcelero Asterio, quien se burlaba del obispo y lo maltrataba. Según cuenta la historia como Valentín sanó a Julia, quien era ciega, y recuperó la vista, el carcelero y su familia se convirtieron al cristianismo. Es por esto y desde ese acontecimiento que se escucha la frase “el amor es ciego”. Frase usada a nivel humanidad que ya podemos ver con qué se enlaza. A nivel Mítico está frase es un primer condicionante.

El obispo Valentín, murió decapitado un 14 de febrero por “dar la vida” y sostener su postura. La joven Julia, agradecida al santo, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. Quizá por esto es que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.”

En ese relato básicamente se hace hincapié entonces a que gracias a Valentín, que actuaba de salvador de los enamorados, mito religioso de cabecera de la iglesia, las parejas podían unirse…

Todo el relato es puro y “amoroso” y “sacrificado” y hasta diría reforzador de la idea del amor imposible y sufriente… el amor “romántico” que jamás se concretará, lo que le sucedió al mismo Valentín. Él sí casaba a otros pero por sí mismo no fue capaz de vivir el amor en primera persona. Ese hecho de por sí me lleva a la pregunta de, ¿Cómo es posible Valorizar algo en tu vida si ni siquiera te dirigís a hacerlo “carne” en tu vida?… Y esa palabra la menciono entre comillas porque casualmente todo lo relacionado con el contacto corporal y lo sexual fue siempre combatido por la iglesia y tratado de “sucio” y “pecaminoso”.

CASUALMENTE la fiesta de los Lupercales que se celebraba los 15 de Febrero era un festival cargado de tinte sexual según la iglesia y por ello fue prohibido por el cristianismo….

“Los lupercos debían ser en su origen adolescentes que sobrevivían de la caza y el merodeo en el bosque durante el tiempo de su iniciación en la edad adulta. Era un tiempo sagrado y transitorio en que se comportaban como lobos humanos.” En ese festival “pagano” se iniciaban a los jóvenes adolescentes en la edad adulta. O sea, en lo simbólico lo que estaban recreando era el paso desde lo instintivo hacia lo consciente…

A su vez se dicen que azotaban a las mujeres con el propósito de hacerlas fecundas. Más allá de que haya sido literalmente así, me he encontrado con formas de relatos de lo “pagano” con tinte despectivo lo cual me hace dudar de su veracidad en las formas.

En todas las culturas originarias se valorizaba el encuentro sexual del hombre y la mujer como acto a través del cual conectar con la energía creadora. En sus orígenes la Sexualidad se concebía como gran fuente de energía creadora y no es casual que tanto a la mujer como al acto sexual se lo hayan tachado de sucio y pecaminoso…

Como he mencionado en el artículo que hablé de Afrodita y la energía venusina, el poder sexual como fuente de placer y creador ha sido tan vapuleado que nos urge en estos tiempos de integración reivindicar lo femenino y lo sexual y vivirlo desde el lugar que corresponde.

No sé si han detectado las dos polaridades que se han planteado, la iglesia hablando del amor puro y casto con la historia de San Valentín y a su vez, al “prohibir” los ritos paganos “tachando” el tinte sexual que se esconde en esa fecha. La dualidad amor - deseo que lamentablemente alimentamos, creyendo que no es posible que ambas convivan en una misma relación.

Esa polaridad es la que está inconscientemente instalada desde tiempos antiguos (como lo mencionado en este artículo) y que es lo que delimita tu modo de vincularte con el otro.

Te propongo que festejes reconectando con lo que originariamente significaba esa fecha, reivindicando lo masculino y lo femenino como energías creadoras y potenciando tu poder sexual creador y generador de tu realidad.


  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco