¿Qué hay detrás del festejo de “San Valentín”?


En pocos días se realizará el festejo tan conocido como “El día de los Enamorados” o “San Valentín”, celebración más incorporada en algunos países más que en otros. Aquí en Argentina es una fecha que recientemente ha adquirido reconocimiento, “reconocimiento” alimentado por el marketing y las modas de turno, al igual que Halloween que también se “festeja” acá en Argentina cuando antes ni se consideraba...

Más allá de lo comercial que en realidad es la fuerza que hoy en día más mueve millones e intereses superfluos, es interesante conocer qué hay detrás de tanto festejo. Y como suele decirse desde el Hermetismo, conocer lo Oculto en lo Manifiesto ya que la mayoría de las personas festeja y participa de eventos sociales y populares y no tiene idea qué hace en lo que hace. ¿No te llama la atención que la mayor parte de la vida nos la “pasemos” festejando hechos sin tener idea de cuál es el motivo original? ¿No parece una actitud “zombie” acaso?

Haciendo foco en lo que a San Valentín respecta, primero quiero mencionar la historia que más se conoce respecto del día de los enamorados, para ello comparto un extracto del interesante artículo que Pablo Lema, acompañante en Transgenealogía Phi e investigadoren Hermetismo, escribió referido al tema:

“Allá por el año 270 D:C, reinaba en el imperio romano; Claudius Aurelius Marcus Gothicus; conocido como “El Gótico” quien de buenas a primeras prohibió en todo el imperio el casamiento por considerarlo un obstáculo para formar soldados; los soldados en tiempos de guerras no querían abandonar a sus familias ni dejar sus hogares, motivo suficiente para que el emperador viera esto como un estorbo. En esa época el cristianismo estaba prohibido por Claudio II. El quería ser el único “Dios”.

En este punto es donde entra el “valiente” Valentín; un médico romano que se hizo obispo y que desafió las órdenes del Imperio.

Cuando se conocieron los decretos del Emperador, Valentín estuvo en contra y fiel a su convencimiento, quería que el pueblo sea 100% libre para ejercer su amor “por” Dios. Es por esto que se le ocurrió pedirles a todos los jóvenes que deseasen casarse que acudiesen a él si querían ejercer el Matrimonio. Y así sucedió. Todos los jóvenes seguían las órdenes del Obispo y se casaban en secreto.

<