Explorando lo femenino ancestral


Siguiendo con la temática de lo femenino es interesante explorar aún más qué conceptos circundan respecto de qué implica ser mujer en otras culturas. De ese modo confirmar que las distancias entre lo que en su momento representaba lo femenino a lo que hoy en día vivimos se ha ensanchado. Como mencioné la vez anterior, el concepto de lo femenino se ha tergiversado y deformado hasta el punto de que hoy en día, y hablaré de occidente porque es donde habito, ser mujer parece una carga y no un honor como en otras costumbres así lo vivían…

Y siendo mujer es interesante comenzar por conocer qué conceptos se le atribuyen a lo femenino desde lo originario y ancestral, ya que de ese modo estimo se comprenderá el motivo de porqué tanta deformación y alejamiento de su concepción original.

En lo que respecta a la cosmogonía mapuche, ya mencionada en el artículo anterior, se destaca una diferenciación marcada entre lo que implica ser mujer, esposa, doncella y virgen. Cada uno de esos roles tienen una función particular y destacable y en cada uno de ellos lo que queda dicho es lo valioso y honorable que implica ser mujer. A continuación compartiré unos extractos del libro Magia y Secretos de la Mujer Mapuche:

Mujer: Domo

“El instrumento o medio por el cual se accede al “más”: a lo mayor: lugar donde hay excedente;

Donde hay más, el tiempo que canaliza la abundancia o un tipo de calidad mejor: un ser mayor.

Lo femenino en la cultura mapuche representa el medio que dispone la naturaleza para acrecentarse y mejorarse a sí misma, una suerte de instrumento personalizador de la abundancia, la fecundidad y el poder de Ser más.”

O sea, la mujer no es un objeto como hoy en día se la trata y como ella permite que se la trata sino que es un puente, la intermediaria para que la naturaleza y la vida en todos sus niveles: real, emocional y simbólico crezca y avance.