Recorriendo los caminos de tu sanación


Hoy en día existe abundante oferta de terapias de sanación, y si existe oferta, como enseña la economía, es porque hay demanda, es decir, personas ávidas de ser sanadas. Y ahí ya hay una clave fundamental y es… que otro te quite ese malestar, te “cure”. ¿Y eso está mal? No lo está y no digo que no funcione porque sí funcionan las terapias. Pero… ¿qué sucede luego de eso? Aparece alguna otra manifestación, o como se dice desde el Hermetismo, cambia la forma… y entonces, ¿qué sucedió allí? Porque lo que suele escucharse es la crítica hacia el terapeuta diciendo que es “malo” o no hizo bien su tarea o que no “me funcionó”, etc… o sea, nuevamente la responsabilidad afuera...

Interesante también preguntarse por qué hay tanta demanda en estos tiempos de “sanaciones”. ¿Qué nos está sucediendo como personas?

Es evidente que la humanidad está ante una instancia en la cual ya no puede mirar más para otro lado. Son tiempos en donde todo parece que está colapsando…

Y aquí la puerta de entrada para comprender qué es lo que realmente nos está diciendo ESO es que las personas suelen decir que les “pasan” las cosas, que se enferman, que se enojan, les pasan desgracias, enfermedades, “ya se me pasó”. Y si escuchamos bien, la palabra “pasar” es derivada de PASIVO/A, o sea, completamente desimplicado de la cuestión en sí. Un espectador al que le “pasan” y como dice la palabra también, siguen de largo. Primer punto entonces, hacerse cargo.

Si hablamos de sanación es porque hay algo que sanar… entonces conviene hacer foco ahí… porque en realidad estamos hablando de dos dialécticas que son tema salud - enfermedad. Y lo fundamental en toda dialéctica es conocer qué hay detrás de ese aparente vaivén. Esa enfermedad simplemente es una manifestación de “algo” densificado en el cuerpo y la “salud” al solamente considerar eliminar el síntoma, será temporal. La clave es reflexionar que en realidad esa “salud” en vez de ser un estado al que se accede de a ratos como si formara parte de un ciclo, lo transformaras en Bienestar sostenido en el tiempo.

Además, es interesante que te interrogues: ¿Y quién logra la sanación en realidad? ¿el terapeuta o la persona?

El terapeuta como el todopoderoso que te “salva” o el terapeuta como un espejo y acompañante de un proceso que la persona tiene que recorrer y resolver.

En realidad cuando hablamos de sanación hay que considerar diferentes planos de realidad.

Generalmente cuando se habla de sanación se considera el cuerpo físico. A lo sumo hoy por hoy se está considerando el plano emocional como posible semillero de lo que luego se encuentra en el cuerpo pero, ¿qué más? El plano psíquico es Clave, ya que allí se instalan las semillas de lo que luego sobrevendrá,

Es posible la sanación en la medida que la responsabilidad está en la persona y que lo haga de adentro hacia afuera, conociendo su mundo interno, ¿qué pensamientos son recurrentes y se repiten como la gota que orada la piedra?

Al margen de que encuentren terapeutas o acompañantes idóneos si la persona no toma las riendas de su vida como un todo y asume la total responsabilidad de lo que ella misma se genera a sí misma, volverá con más de lo mismo y así seguirá girando en el mismo lugar.

Es preferible que conozcas las consecuencias de tus posibles actos incoherentes y así anticiparte y no que universo te traiga las consecuencias de un modo que ni imaginas…

Aprovecha las energías cancerianas del momento que invitan a que te “guardes” internamente y que conectes con tu mundo más íntimo y sensible. La energía canceriana relacionada con la gestación y la formación de la vida, la capacidad de nutrirte y darle forma a lo que deseas que haya en tu vida.

Ojalá hayas disfrutado de estas líneas, nos encontramos la próxima semana. Que Tu Logos sea Tu guía. ¡Hasta pronto!


  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco