Los roles en las relaciones amorosas


Las relaciones hoy en día es posible clasificarlas de diversas formas, las hay de tinte familiar, amistoso, pasional y espiritual o trascendente. Al margen de que parezca simple esa clasificación, en lo que hace a nuestra vida cotidiana, no son tan fáciles de diferenciar. La raíz de muchos de los conflictos es que en general mezclamos las formas en que nos relacionamos.

Todo esto nos muestra que la palabra «amor» está emocionalmente tan cargada, en nuestra sociedad, que incluso nos da miedo pronunciarla y en algunos casos, hasta miedo experimentar algo que se le asemeje...

Si hablamos de diferentes clases de amor entonces también habría que considerar de dónde surge esa diferencia. ¿Por qué hay personas que tienen un concepto “x” de amor y otras personas otro? ¿Qué hace a la diferencia? Entonces si planteamos esa pregunta, es evidente que aquí hay vivencias subjetivas que particularizan la percepción. Esa es otra de las tantas confusiones que existen, “pensar”, “suponer” que los demás captan lo mismo que uno. Que si para una persona “amar” es ir de caminando por la calle de la mano, lo es para todo el mundo, por ejemplo. Y es sabido que cuando hay suposiciones, hay potenciales tensiones y controversias, o sea, versos en contra.

Tomando como ejemplo esas posibles “variantes amorosas”,comencemos con las conocidas Relaciones madre-hijo / padre - hija en vínculos amorosos, los llamados afectuosos “mami” o “papi”. Si bien muchos pueden justificar el “apodo” diciendo que es cariñoso, lo menciono porque justamente es un apodo que remite a llamar al amado o amada de forma muy familiar, tan familiar que claro, inconscientemente, ¡qué pasión puede despertarse si es como de la familia! Ojalá capten lo que estoy diciendo.

Desde el punto de vista astrológico, aquí estamos presentes ante la energía lunar. La energía de la Luna como representante del nidito emocional de cada uno, se proyecta en el afuera dejando dicho que nos vinculamos en líneas generales desde la necesidad. Elegir a quien te proteja y dé seguridad. Generalmente se presenta en las primeras relaciones amorosas. El tema es cuando ya habiendo vivido varias experiencias, se siga con el mismo esquema.

Luego están los vínculos filiales, relaciones de individuo a individuo que suelen presentarse en las amistades. El conocido “Somos como hermanos”, el tema es cuando se traslada esa clase de vínculo a una relación de pareja, vínculo filial cuando en un vínculo tiene que haber algo más.

Luego están las relaciones pasionales sin sustento ni proyecto en el tiempo. Lo fugaz se apaga. El gran error es creer que es fugaz o que tiene que vivirse con alguien fugaz, como ven, hay creencias detrás…

La primera pregunta es analizar desde dónde sueles generar tus relaciones. Qué rol automáticamente “te gusta”, “te queda cómod@” ejercer… Lo cómodo es peligroso, es una jaula de oro, por más lujosa que sea, es una jaula…

Desde la Astrología hay posibilidad de relacionar esas diferentes formas de amor con los signos zodiacales:

Energía Taurina. Somos dos en uno, el placer por el placer, el otro es una extensión tuya.

Energía Leonina. Lo filial, diferencio al otro, rol de amistad, una persona con quien comparto similitudes pero hay claridad de que se trata de otra individualidad.

Energía Escorpiana. Luego de reconocidas esas individualidades se habilita la posibilidad de fusión, de transformación producto de esa unión. Las personas se transforman. Amor erótico.

Energía Acuariana. Nuestra conexión ya es en pos de algo que nos trasciende a ambos. El concepto de fraternidad, de entramado, de diferentes que eligen hacer red en pos de un propósito consensuado. (diferente del clan familiar que uno ya nace en una mini-red sin elegir).

Observando tus conductas es posible que identifiques en primera instancia, cuál es tu modo automático de iniciar tus relaciones. ¿Tu amor es familiar, de amistad, apasionado y distante o espiritual? Y una vez que detectes qué rol estás actuando y tal vez equivocadamente en tu pareja, te decidas por conscientemente dirigirte a un cambio, cambio que implicará deshacer el tejido que ha sido de sostén de tus múltiples experiencias. ¡Animate al cambio!

Ojalá hayas disfrutado de estas líneas, nos encontramos la próxima semana. ¡Hasta pronto!


  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco