Recorriendo las “áreas” de tu vida


Cuando se le pregunta a alguien cómo es su vida, lo primero que suele hacer es describirla por áreas o aspectos, su familia, ya sea la sanguínea o la formada con su pareja, su actividad laboral, sus pasatiempos, sus intereses espirituales, si los hubiere, sus valores más estimados, sus amistades, su entorno de más confianza, sus ideales, etc. Y además de esa descripción, también es posible identificar en qué áreas supuestamente “todo fluye” y cuáles no tanto….

Es interesante como primer acercamiento detectar en qué área de la vida se siente cierta incomodidad, o mejor dicho, cierta insatisfacción porque, para quien decida iniciar un camino de transformación, es condición primordial reconocer esa piedra en el zapato. Eso no quita que haya personas del estilo “todo bien”, cuya frase habitual es que están plenas y radiantes y sus vidas superan lo imaginado. Recurriendo a argumentos filosóficos, esa clase de dichos simplemente muestran que no han tomado consciencia de que si están encarnadas es porque algo sí tienen que resolver en esta vida, ahora que lo nieguen, es otro asunto. El ser humano entre sus malos hábitos tiene el de negar su mundo interno y sus desgracias, tal vez por haber recibido tanta información de que hay que “cuidar las apariencias”, preguntaría de qué o de quién hay que cuidarlas pero bueno, ese es otro asunto que excede el artículo de hoy.

Para quienes sí asumen que hay áreas o aspectos de su vida que desearían cambiar, pulir, trascender, etc. entonces hay posibilidad de conectar con lo que por ejemplo, brinda como orientación o pistas el lenguaje astrológico.

La Astrología a través de lo que se conoce como Casas, indica en la carta natal, áreas de la vida de la persona en un despliegue que está compuesto de signos, planetas y aspectos, distribuidos en esas divisiones en las cuales está dividido el mapa natal. Así como los signos son subdivisiones del movimiento aparente del Sol, la Luna y los planetas alrededor de la Tierra, las casas son subdivisiones de la rotación diaria de la Tierra sobre su propio eje.

En función de cómo estén distribuidos esos planetas y los signos correspondientes, será el tono que determinada área o Casa tendrá para la persona en su vida. Se dice también que las casas son campos de experiencia de una persona.

Haciendo una breve descripción de lo que representa cada una, comenzando por la primera, que coincide con el Ascendente, marca cómo la persona es vista por los demás, de qué modo inicias tu día a día, cuál es tu punto inicial de conexión con tu vida. Generalmente es una energía que captan los de afuera y no la propia persona, como el rostro, todos lo ven menos uno, en donde es necesario recurrir a un espejo (Casa VII) para vernos. Es una energía que tampoco se asume como tal porque hay que integrarla en realidad. Es una descripción muy genérica, a grandes rasgos, dado que el tema de los Ascendentes es para un artículo en sí mismo. La Casa II con los valores de la persona, tanto internos como externos, la Casa III con el pensamiento, la comunicación, cómo se expresa la persona, cómo se vincula con su entorno de pares más cercanos (hermanos, primos, vecinos, compañeros de colegio). La casa IV tiene que ver con el nido de origen. Si hay una persona en cuya carta tiene aglomerados varios planetas en la casa IV, por ejemplo, la casa de nido de origen y el nido propio, para esa persona, esa área de vida tendrá preponderancia.

Esa presencia energética en esa área podrá ser vivida como algo natural de la persona o bien como una cuestión que se le presenta en cada esquina. ¿Qué significa eso?. Significa que en líneas generales, la temática en cuestión sea prioridad para la persona, en donde más energía invierta o el “canal” por el cual más rápidamente reaccione. La Casa V con los hobbies, las creaciones (los hijos), lo que hace a la identidad. La Casa VI con la salud, el trabajo, con el servicio, la Casa VII con la pareja o los socios, con el otro como complemento. La Casa VIII con las fusiones, el inconsciente individual. La Casa IX con los viajes largos, los procesos internos, la búsqueda espiritual, la Casa X con los logros profesionales, el desempeño social, la Casa XI los grupos, las agrupaciones en pos de un propósito trascendente y la Casa XII con lo oculto en cada uno, llegando a rozar lo relacionado con el inconsciente colectivo. Esa una descripción muy general ya que obviamente hay que considerar TODA la carta natal, y tal vez haya otras áreas que tengan carga energética, con lo cual ya es posible vislumbrar las múltiples posibilidades que se le pueden plantear a una persona.

En definitiva, de lo que se trata es que primero descubras qué área de tu vida toma tu atención y no eras tan consciente, por las dos vías, o porque le dedicas demasiada atención o porque te repele y la ignoras, son dos polos de lo mismo. La invitación es que tomes esos indicios como excusas para comenzar tu recorrido interno ya que obviamente de lo que se trata es de que recorras todas las áreas de tu vida y las integres. Hay que tener muy en claro que la división de nuestras vidas en áreas es un espejismo, si logras resolver lo que te frena actualmente en tu vida, repercutirá en toda tu existencia.

Ojalá hayas disfrutado de estas líneas, nos encontramos la próxima semana. ¡Hasta pronto!


  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco