¿Cómo cerrar eficazmente un ciclo?


Estando ya a instancias de un cierre de año, con todo lo que implica, generalmente surgen múltiples actitudes, sensación de que todo “acabe”, de desaparecer, de soltar. Un ferviente deseo de tomarse un descanso, de desconectar… El tema es que en general la sensación es de evadirse, de desimplicarse. ¿Por qué sucede eso?.

En principio te diría que es una reacción automática que está diciendo otra cuestión. Justamente como todo período de cierre invita a… un balance, una evaluación, un momento de introspección. Casualmente a nivel social, nos invitan a hacer todo lo contrario. ¿Por qué será?.

A nivel social es cuando más incitan a que te distraigas, te caotices con los regalitos, las fiestas, las reuniones familiares. Es una vorágine que de por sí moviliza mucha energía y es innegable que a nivel energético, se siente… También es cierto que esa movilización lleva a tal vez estar más sensibles, dado que son fechas en donde hay recuerdos que reaparecen y se hacen presentes. Quizás tienes recuerdos no tan gratos de estas fechas, en tu infancia las fiestas tal vez eran sinónimo de discusiones, de tener que ver a familiares no tan familiares, y demás “evocaciones” que justamente se proyectan en el momento actual. Esa hipersensibilidad a nivel general entonces está alimentada de las vivencias particulares que hacen lazo.

Si en vez de dejarte llevar por la oleada masiva, te propones hacer algo diferente como una evaluación, ¿Para qué hacerla? ¿Qué significa?. La definición etimológica es: “Acción y efecto de evaluar. La palabra, como tal, deriva de evaluar, que a su vez proviene del francés évaluer, que significa ‘determinar el valor de algo’. En este sentido, una evaluación es un juicio cuya finalidad es establecer, tomando en consideración un conjunto de criterios o normas, el valor, la importancia o el significado de algo.”

A modo de ejemplo, llevar a cabo una evaluación implicaría lo siguiente:

  • listado de cosas que dijiste que harías.

  • qué sí y que no has hecho.

  • motivos por los cuales no los has hecho.

  • detectar lo idéntico en lo diferente que te frenó en lograr lo que dijiste que harías.

Al poner en palabras lo que sí y lo que no, lo que estás haciendo en realidad es tomar consciencia de cuánta presencia o ausencia hubo de tu parte en este año que concluye. Y eso puede derivar en que reflexiones respecto a qué direccionalidad le estás dando a tu vida y si realmente te tomas en serio tus objetivos. Circunstancias que se interpongan en tu camino a