Cómo potenciar tus energías cósmicas


Cuando hablamos de energías cósmicas lo primero tal vez que asocies sea el horóscopo y cómo influirá en tu semana. En parte hay algunos factores que están relacionados con ese concepto pero, como ha sucedido con muchos conceptos sagrados originarios, lo que profundamente significa “la energía cósmica” también ha sido desvirtuado y deformado.

Desde la concepción astrológica hermética, y que también hoy por hoy la física cuántica también manifiesta, es que hay una conexión a nivel matriz energética que nos atraviesa y la cual decodificamos según la propia capacidad de “ver”, de captar la sintonía del dial según lo prestablecido en cada uno.

Desde las energías zodiacales recibimos información que nos da un tono en particular y en función a cómo esté combinada en la carta natal particular (signos, planetas, casas) cada quien lo manifestará de una determinada forma. Esa forma que cada uno vivencia sus propias energías ya tienen ritmo automatizado. Lo que sucede es que esa automatización se produce independientemente de que la conozcas, justamente es automática, no estás presente en su ejecución de forma consciente. A modo de ejemplificar, es lo mismo que el acto de respirar, es un hecho automático y programado en donde no interviene tu consciencia. Ahora traslada esa automatización a nivel más sutil, a cuestiones energéticas de índole emocional y psíquica. Es la misma lógica aplicada a otros planos de realidad.

Ahora bien, los conceptos anteriores ubicados en la escala espacio - tiempo, invita a que consideres de qué modo esa automatización se produce en este período inicial de ciclo. ¿Por qué?. Porque como todo inicio, es crucial estar presente para tener claridad en lo que sembrarás. Tomando la alegoría de la semilla que se planta, estamos en un momento de inicio de ciclo en donde todo aquello que siembres en estos días será lo que luego te encuentres en el año. Y por eso, es fundamental que tomes consciencia de qué es lo que está tan automatizado en vos que te lleva siempre a que te desvíes de lo que quieres. Estás en un momento en donde tienes la oportunidad de ejercer un acto de PRESENCIA en tu vida.

Al hablar de potenciar en realidad lo que significa es que asumas protagonismo en lo que haces diariamente porque, ya es un ritmo natural del Universo que lo que se siembra se potencie. Y si tienes dudas de lo que estoy planteando, observa a tu alrededor cómo la vida misma avanza. Plantas una semilla, y luego el primer brote aparece, y luego la plantita, hasta que se convierte en un arbusto. La tendencia natural de Universo es moverse en espiral, por eso la proporción áurea y todas pruebas científicas en donde han encontrado cómo existe una geometría sagrada en toda la Naturaleza. La pregunta que te invito a que te hagas es, ¿por qué no sucedería lo mismo con lo que haces o no haces en tu vida cotidiana?. ¿Acaso las cosas no suceden y se desencadenan como bola de nieve en lo más cotidiano?. Hay un ritmo latente, seas consciente o no, todo se potencia como el copo de nieve que se convierte en bola gigante imparable y en ese momento, es cuando ya no puedes hacer algo al respecto, ya es tarde.

¿Qué implica entonces que potencies?. Implica que seas consciente de lo que potencias y de lo que no eres consciente que potencias. Y justamente en aquello que descubras que no hay energía que alimente lo que dices querer en tu vida, es donde tendrás que intervenir, tendrás que tomar protagonismo. Desde lo astrológico sería no vivir las energías desde su nivel más rudimentario.

Tomando la guía astrológica, a continuación describiré algunas palabras clave que te permitirán potenciar tus energías en función de lo que quieras plasmar en tu realidad. Habrá conceptos que te resultarán muy familiares, porque entonces significa que es una energía muy presente de forma automática en vos y habrá otros conceptos que te resultarán desconocidos y hasta quizás incómodos, a esos tendrás que ponerle foco porque ahí ya será indicación de algo que no está presente en tu vida cotidiana:

Aries: coraje / impulso.

Tauro: estabilidad interna / contemplación.

Géminis: ampliar posibilidades / posibles asociaciones y combinaciones de ideas / proyectos.

Cáncer: Dar forma a un proyecto, definir.

Leo: Sintonizar con la propia irradiación / cuál es tu talento / en qué te destacas / en qué deseas brillar.

Virgo: Cuál es tu función viendo el proceso mayor del cual decidís formar parte. Cuál es tu conexión con tus sistemas (biológicos, laboral, social). Qué capacidad de asimilación tenés de lo que te sucede, de lo que elegís querer.

Libra: en qué sos capaz de complementar / cuál es tu aporte en pos de generar ARMONÍA con el otro.

Escorpio: en qué decidis fusionarte con el otro y percibirlo en pos de transformarte.

Sagitario: cuál es el sentido de tu vida / cuál es tu direccionalidad en lo que haces / dónde está tu capacidad de disfrute de la vida / Entusiasmo / Confianza.

Capricornio: qué logros te ubicas / planes / proyectos a materializar / qué tanto estás dispuesto a trabajar tu disciplina / tu constancia.

Acuario: qué tan dispuesto estás de conectar con el prójimo como aliado de camino, respetando sus diferencias y trabajando en equipo.

Piscis: Cuál tu aporte a la Humanidad / al Universo / para qué estás encarnado / cuál es tu Propósito en esta vida. La empatía con el otro.

En síntesis, la propuesta es que sintonices con las energías que más hayas descubierto que no te identificas y te animes a incorporarlas a modo de integrar lo no integrado en tu vida, de crecer y así si tomar la propuesta del Universo de potenciar lo que sí queres plasmar este año. ¡Muchos éxitos!.

Ojalá hayas disfrutado de estas líneas, nos encontramos la próxima semana. ¡Hasta pronto!


  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco