Aires de revolución interior: Luna Llena en Escorpio



Se vienen días muy movidos a nivel energías. Aires teñidos de cambio, introspección con posibilidad de replanteos y nuevas develaciones internas. Estará en cada quien sintonizar y aprovechar el oleaje que se viene. Veamos.


Para empezar, quien cambia de signo es el planeta Marte, que ingresa al signo de Cáncer. Aquí el guerrero tendrá que vérselas con su mundo emocional que traducido a cada quien, la posibilidad de ir hacia adentro y reconocer cuánto de tu iniciativa, impulso, fuerza interior está teñida por tu entorno conocido. Hasta qué punto accionas en función a lo que es conocido, familiar y no vas más allá de eso. Entonces, si ves tu propia red de contención que está haciendo de freno, surge la oportunidad de usar la energía canceriana no para refugiarte en lo mismo de siempre sino para reconocer tu fuerza emocional y de contención. Tu calidez interna, tu capacidad de contener a otros es una fortaleza necesaria para avanzar en todo proceso de crecimiento.


A lo anterior, se le suma que Venus estuvo en conjunción con Urano el día de ayer y este fin de semana Mercurio también se une a Urano. A nivel simbólico es un movimiento muy interesante, ya que Urano habla de cambios, de movimientos súbitos e inesperados. Y aquí la cuestión es que puedes sentirlo internamente como algo de repente que te surge o que se presenten situaciones imprevistas. Si hablamos de Venus, es relacionado con vínculos, con lo que valoras y disfrutas. Formas nuevas, originales o diferentes de vincularte. Es probable que surjan situaciones en donde te replantees la forma en que te relacionas con el otro y que quieras un cambio ya, o que digas basta de repente. Al también Mercurio hacer contacto con Urano, la invitación es a cambios en tu forma de pensar, de comunicarte y expresarte. Formas de pensar y comunicar ya no van más para ti, están obsoletas o ahora te parecen ridículas. Y quizás sean pensamientos que antes considerabas importantes y valiosos, así de contundente es Urano. La revolución está asociada a Urano pero lo más rico y valioso es cuando es hacia adentro, reflejada en esas nuevas formas de vincularte y de comunicarte. Y también es movilizante porque quizás si sintonizas con Urano y le das espacio en tu vida, al decidir o actuar distinto, tu entorno conocido no entienda qué te sucede.


A todo lo anterior, se le suma que en la madrugada del martes 27 de abril se producirá la Luna Llena en Escorpio. Y aquí hablamos de una lunación de manifestación. El 15 de noviembre pasado fue la Luna Nueva en Escorpio entonces todo lo que en ese momento hayas sembrado, generado, ahora se manifiesta, hayas sido consciente de ello o no. Además de por sí son días en donde surge la posibilidad de ver lo que no querías ver, ya que Escorpio muestra lo que no está en luz, aquello desconocido o no asumido. Habrá que ver qué formas toma o que situaciones y/o personas lo reflejarán. Lo fundamental es considerar entonces que lo que sea que vivencies en estos días tendrá impronta de algo más profundo y la eventual oportunidad de que reconozcas o asumas lo que sea que surja. ¿Qué cosas te asfixian y no tenías asumido? ¿A qué personas les has entregado tu poder y controlan tu vida? ¿A quiénes controlas por miedo a que te abandonen? Los movimientos debajo de la alfombra quizás aparezcan, los hilos que mueven ciertas situaciones tal vez queden a la luz. Situaciones en donde se caigan caretas, maquillajes, quizás se manifiesten. Lo fundamental es usar la energía para depurarte y limpiarte emocionalmente, sacar esas emociones dañinas que quizás se presenten en situaciones incómodas pero necesarias para quitarlas de una buena vez. Aquí la energía de Urano dando vueltas tal vez colabore con el impulso de cambio que pide. La clave es que no sea para huir o desconectar de lo que sea que te esté sucediendo.


Y como broche de oro de estos días, casi a la par de la Luna Llena, Plutón comenzará a retrogradar. Plutón es el regente de Escorpio con lo cual esa retrogradación a lo que invita es a ir aún más hacia adentro, para depurar a fondo hay que ir a los recovecos, animarse a mirar más en d