top of page

Venus en Escorpio: el amor como renacimiento y transformación



La búsqueda incesante del equilibrio
Venus en Escorpio: el amor como renacimiento y transformación


Si hay algo que no pasa de moda son los relatos míticos, aunque pasen los años son historias que siguen tan vigentes como el primer día. Entre los tantos personajes de la mitología, hay uno que viene bien traer a colación por su protagonismo en estos días. Y estamos hablando de Perséfone y cómo a nivel simbólico está conectada con la energía protagonista de estos días. En este artículo exploraremos la relación entre el mito de Perséfone, la energía de Venus en Escorpio protagonista de esta semana y cómo usar a favor esas energías.



Perséfone: Un Viaje al Inframundo y Renacimiento


La mitología griega nos regala la cautivadora historia de Perséfone, la hija de Deméter, la diosa de la agricultura. Perséfone es llevada al inframundo por Hades, el dios de los muertos, pero emerge cada primavera, simbolizando el renacimiento de la naturaleza. Su viaje es un testimonio de transformación a través de la oscuridad y la luz. A nivel simbólico, lo que representa es el proceso de transformación desde lo más inocente y “puro” en cada uno a lo más oscuro y escondido. El proceso que Perséfone muestra ese pasaje necesario en cada uno de nosotros, de romper con la inocencia o con las creencias “puras” para adentrarnos en esos mundos desconocidos pero necesarios de descubrir.




Venus en Escorpio: Profundidad y Pasión Desbordante


Cuando Venus, el planeta del amor y la belleza, se encuentra en el apasionado signo de Escorpio, la energía se carga de intensidad emocional y deseos profundos. Venus en Escorpio anhela la conexión emocional profunda y la autenticidad en el amor, dispuesta a explorar las capas más oscuras de la intimidad. Y aquí entonces, la necesidad de complementar y ser complementado se entremezcla con la intensidad y lo profundo que subyace esa conexión. Por eso en un principio, Venus en Escorpio intimida, asusta y moviliza porque no estamos acostumbrados o no aceptamos del todo ver lo desagradable a través del otro. Y en realidad, cuando de relaciones se trata, lo que más rechazamos del otro no es otra muestra del Hades interior, que proyectamos en el afuera.



La Danza de Perséfone y Venus en Escorpio: Renacimiento y Pasión


  1. Exploración de lo Profundo: Al igual que Perséfone descendió al inframundo, Venus en Escorpio nos invita a explorar nuestras propias profundidades emocionales. Mirar hacia adentro, confrontar nuestras sombras y aceptarlas es el primer paso hacia la renovación. Y los vínculos son un excelente escenario para eso.


  1. Renacimiento a Través del Amor Propio: Perséfone emerge cada primavera renovada, y con Venus en Escorpio, aprendemos que el amor propio es un camino hacia el renacimiento personal. Aceptarnos con todas nuestras facetas nos permite florecer de manera auténtica.


  1. Intimidad Auténtica: Perséfone, en su viaje, encuentra una conexión auténtica con Hades. De manera similar, Venus en Escorpio nos impulsa a buscar la intimidad emocional en nuestras relaciones, donde la honestidad y la vulnerabilidad crean la base para una conexión más profunda.


  1. Transformación a Través del Deseo: Venus en Escorpio no teme a disfrutar y entregarse a la pasión. Reconoce y acepta qué es lo que disfrutas y valoras como una fuerza transformadora. Entregarse a la pasión, cuando se abraza conscientemente, puede catalizar cambios significativos en tu vida.



Cómo Usar esta Energía a Favor:


Es posible que se presenten escenarios intensos sobre todo a nivel vincular, Venus estará en el signo de Escorpio durante todo el mes de diciembre con lo cual la despedida del año tendrá un toque intenso y movilizante.


Es un escenario super propicio para descubrir qué te traen tus relaciones, qué es lo que más profundamente te moviliza a nivel interno al interactuar con el otro y más cuando ese otro es tu pareja o esa persona importante en tu vida.


En definitiva, no hay algo más profundo y valioso que descubrirse a través del otro. El tema es aceptar que en ese proceso de descubrirse no todo es color de rosa, que también hay grises y negros y que son parte de la paleta de colores de nuestra vida y nuestras relaciones. Lo más valioso que podemos hacer es aceptar desde la humildad que hay un mundo vasto y profundo dentro de cada uno de nosotros dispuesto a ser descubierto y explorado y que nuestros vínculos son un escenario acertado para esa exploración.




Carolina Capmany

FanPage Facebook: Logos Astral

Sumate a la Comunidad Logos Astral en Facebook

Instagram: @logosastral

Youtube: www.youtube.com/@carolinacapmany

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page