¿Por qué no logras concretar tus proyectos?

22 Feb 2019

Vivimos en un mundo en donde lo que logras es sinónimo de éxito, “por sus obras los conoceréis”. Estamos inmersos en el mundo de la materia y es a través de ella que dejamos dicho cuál es nuestro “sello” en este mundo. El mundo de la materia es la gran muestra de lo que cada quien es capaz de plasmar y es la única vía de corroborar que de lo que dices lograr en tu vida realmente lo logras. Vemos personas que aparentemente concretan con gran facilidad. Y por otro lado, están quienes tienen ideas brillantes pero que jamás las llevan a cabo. ¿Qué sucede allí?. ¿Qué les impide concretar lo que dicen querer en sus vidas?.

 

Si eres una de esas personas que tiene ideas brillantes pero no logras plasmarlas, te invito a que sigas leyendo estas líneas y si no es tu caso, simplemente te servirá para conocer qué mecanismos hay detrás de lo que haces. Tanto en una situación como en la otra, que no logres concretar o que te sea muy fácil hacerlo, el factor clave es el tomar consciencia de lo que opera tras las sombras a modo de información programada.

 

Desde el punto de vista astrológico, aquí nos encontramos con el elemento Tierra, aquel elemento cuya principal característica es representar lo real, la materia y en lo que respecta al temperamento de una persona, en función a su presencia o ausencia a nivel energético, brindará valiosísima información respecto a su relación con el entorno. Una persona con gran presencia de ese elemento en su carta natal, tendrá puesta su atención a lo concreto y a lo que sus cinco sentidos le aporten como información, no más que eso. Si bien brinda un sentido de realidad muy grande, la contrapartida es falta de vuelo a nivel de considerar lo que no es posible palpar, lo invisible, lo espiritual es algo que escapa a su comprensión.

 

El caso de alguien que tenga poca presencia de ese elemento en su carta natal, propiciará a que en su vida todo lo relacionado con lo cotidiano (el dinero, las cuentas, el trabajo, concretar vínculos, la comida, el cuidado del cuerpo) no esté en sus prioridades. Habrá desequilibrio de ese elemento si observando tu hogar da lo mismo si está todo desordenado, si no tienes comida y si tu aspecto lo has descuidado. Y ahora llevándolo al tema de los proyectos, si te das cuenta, la falta de ese elemento tiene que ver con que no concretes lo que quieres. ¿Y qué hacer entonces si es tu caso?. ¿Cómo compensar lo que falta?.

 

Lo que he descripto recién es un primer posible escenario en el cual, si te has identificado ya tienes la puerta abierta para descubrir qué más estás descuidando en tu vida cotidiana. La fase que sigue es que encuentres las conexiones de esa falta en tu vida cotidiana, en qué áreas de tu vida realmente notas esa desconexión con lo real. Primer punto fundamental es Reconocer esa ausencia, esa falta de elemento tierra en tu vida y cómo lo actúas. ¿Cuántas veces has dicho que harás determinada tarea y no lo haces?. ¿Cuántas veces no sostienes en el tiempo algo que te comprometiste a realizar?.

 

Una vez que tienes el escenario de realidad más claro ahí viene lo siguiente que es comprender en qué situaciones de tu historia personal se ha anclado la falta de concreción. Y que además te preguntes qué sucedería en realidad si concretaras algo. Porque lo evidente es que detrás de esa no concreción hay una protección, hay un miedo a modificar la realidad, a dejar tu huella en la realidad. Miedo a concluir un proceso, porque cuando algo solamente está en el plano de la idea, es posible jugar y jugar mentalmente y hasta eternamente porque no tiene peso. En cambio, una acción en lo real implica exponerse y demostrar  al mundo de qué eres capaz, también es una demostración de madurez y de transformación.

 

Y si luego de descubrir qué es lo que está instalado y cómo ha repercutido en tu vida, quieres realizar un cambio, ten presente que la clave es la constancia y la disciplina. Si es tu caso el que no cuentas con ese elemento Tierra, que te ancla a lo cotidiano, sí es posible incorporarlo en tanto y en cuanto asumas tu compromiso con ese cambio que deseas en tu vida. Como cierre te obsequio un bello texto en donde resume lo que he compartido en este artículo.

 

“Un rey observaba a un gran mago haciendo su número. La multitud estaba embelesada y también el rey. Al final la audiencia prorrumpió en gritos de ovación. Y el rey dijo: Qué habilidad tiene ese hombre. Es un talento que Dios le ha dado. Pero el sabio consejero le dijo al rey: mi señor, el genio no nace, se hace. La habilidad de ese mago es el resultado de la disciplina y de la práctica. Este talento ha sido ejercitado y asentado a lo largo del tiempo con determinación y disciplina. El rey se sintió muy perturbado por esta declaración. Las palabras del consejero le habían estropeado el placer que extraía de las artes del mago. “Canalla envidioso y mediocre. ¿Cómo te atreves a criticar al verdadero genio? Como ya dije antes, o lo tienes o no lo tienes. Y es evidente que tú no lo tienes en absoluto”. El rey se volvió hacia su guardia personal y les dijo: arrojad a ese hombre a la más profunda de las mazmorras. Y añadió para beneficio del consejero: para que no estés solo te permito tener a dos más de tu calaña que te hagan compañía. Tendrás dos pequeños cerdos por compañeros de celda. Desde el mismísimo día de su encarcelamiento, el sabio consejero practicó subiendo las escaleras que había desde el suelo a la puerta de la celda llevando un cerdito en cada brazo. A medida que los días se iban transformando en semanas y las semanas en meses, los cerditos crecieron con regularidad hasta convertirse en dos robustos jabalíes. Y con cada día de práctica el sabio consejero aumentaba su energía y su fuerza. Cierto día el rey se acordó del sabio consejero y sintió curiosidad por saber si el encarcelamiento le había bajado los humos. Mandó llamar al sabio consejero a su presencia. Cuando apareció el prisionero, un hombre de una complexión extraordinaria llevando un jabalí en cada brazo, el rey exclamó: qué habilidad tiene ese hombre. Es un talento que dios le ha dado. El sabio consejero replicó: mi señor, el genio no nace, se hace. Mi habilidad es el resultado de la disciplina y de la práctica. Este talento ha sido ejercitado y asentado a lo largo del tiempo con determinación y disciplina.”

 

Ojalá hayas disfrutado de estas líneas, nos encontramos la próxima semana. ¡Hasta pronto!.

 

 

Carolina Capmany

FanPage Facebook: Astro Iniciática - Logos Astral

Mail: contacto@logosastral.com

Pagina Web: www.logosastral.com

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Archivo
Entradas recientes

September 20, 2019

Please reload

Please reload

Buscar por tags
Please reload

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco