Forjando nuestro poder interior

15 Nov 2019

 

Luego de toda crisis o proceso es posible que se nos planteen diferentes escenarios, ¿de qué depende cuál sea?. De si comprendimos lo  que realmente implicaba esa crisis o si fue un “acting”.

 

Cuando me refiero a “acting” me estoy refiriendo a que en realidad ese momento incómodo que derivó en crisis lo sorteamos a lo sagitariano, minimizando lo acontecido y creyendo que “ya fue”. Uno de los mecanismos de defensa que actuamos es el de negación y para eso todos muchas veces tenemos maestría.

 

El hecho de minimizar, de negar un dolor, una situación incómoda, esconde soberbia, creerse por encima  de y pretender mirar la situación desde arriba. Eso lo que a su vez oculta es una profunda inseguridad y miedo a reconocer nuestras limitaciones. Obviamente que esa actitud no resuelve algo, y además nos estanca y frena en toda posibilidad de aprendizaje.

 

Otro escenario posible luego de vivida una crisis es ir al otro extremo de lo dicho anteriormente, creer que fue lo peor que nos sucedió en la vida, que eso que vivimos fue porque fuimos incapaces, ineptos porque nos desviamos del camino “correcto” y ahora hay que descartar ciertas aspiraciones o deseos que nos movieron anteriormente. Detrás hay culpa y arrepentimiento. Tampoco sirve esa actitud.

 

El tercer escenario es el que realmente implica una comprensión sana de lo vivido en esa crisis que atravesamos y es el hecho de realmente haber podido detectar qué nos llevó a esa situación. ¿Qué fuerzas internas se detonaron y nos llevaron a esa tensión interna?. ¿Qué contra fuerzas se produjeron internamente representadas por creencias en conflicto?. ¿Qué versión de lo que “correspondía que hiciera” versus lo que realmente quería” fueron al choque?. Y lo más importante, ¿de qué forma integraré ambas componentes en pos de lo que yo deseo en mi vida?.

 

De lo que realmente descubramos de lo vivido es lo que nos permitirá reconocer qué fuerzas interactuaron. Y todo lo descrito anteriormente es posible representarlo en el significado de la carta de Tarot La Fuerza. Ese Arcano lo que contiene en su simbología es una doncella sosteniendo un león, las versiones en general coinciden en que ella no hace fuerza y que lo domina con facilidad. La doncella representa nuestra mente consciente y el león aquellas fuerzas instintivas, aquellos impulsos signados por lo automático y reaccionario en nosotros,

 

El primer escenario entonces lo que muestra es una identificación con el león en cuanto a creernos los reyes de la selva y que nos la sabemos todas y que porque somos quienes somos ya superamos la situación. O sea, endiosar nuestro impulso y nuestro afán de supremacía por encima de todo.

 

El segundo escenario se identifica con la doncella en el sentido de sobreestimar y dar demasiado lugar a la racionalidad a nuestro deber ser y menospreciar nuestro lado más vital e impulsivo por considerarlo “inapropiado”.

 

El tercer escenario, en cambio habla de una integración, de una conexión de lo consciente con nuestro impulso a modo de usarlo como motor y para despegar. De eso se trata en realidad nuestro proceso de crecimiento interior, de conocer a nuestra fiera interior para que no nos avasalle ni para reprimirla sino para hacernos con su fuerza vital y dirigirla hacia donde nosotros deseamos. Domar a nuestra bestia interior teniendo claridad hacia dónde deseemos que nos lleve. 

 

 

 

 

Carolina Capmany

FanPage Facebook: Astro Iniciática - Logos Astral

Mail: contacto@logosastral.com

Pagina Web: www.logosastral.com

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Archivo
Entradas recientes

November 22, 2019

Please reload

Please reload

Buscar por tags