Transmuta la violencia en Asertividad


Si hubiese que hacer una descripción de situación actual a nivel social, es evidente que hay un boom de violencia y manifestación de lo que se “siente” sin consideración del otro. El efecto boomerang de lo reprimido ahora manifestado con fuerza. Pareciera que toda la represión que hubo en los momentos anteriores ahora surgiera cual olla a presión y salpicara hacia todos lados. Lo vemos en la calle, en la forma en que las personas se comunican y el modo en general en que se “opina”.

Si nos basamos en lo que a definición de agresión refiere, se dice lo siguiente:

“Acción violenta que realiza una persona con la intención de causar un daño a otra.”

Por otro lado, respecto de la definición de lo que es Asertividad, es posible mencionar lo siguiente:

“La asertividad es una habilidad social que permite a la persona comunicar su punto de vista desde un equilibrio entre un estilo agresivo y un estilo pasivo de comunicación. Como tal, la asertividad es una cualidad o comportamiento que poseen ciertos individuos de comunicar y defender sus propios derechos e ideas, respetando a los demás. La palabra asertividad es de origen latín assertus.”

“La asertividad es una habilidad social que se trabaja desde el interior de la persona. Se define como la habilidad para ser claros, francos y directos, diciendo lo que se quiere decir, sin herir los sentimientos de los demás, ni menospreciar la valía de los otros, sólo defendiendo sus derechos como persona.”

En que ambos casos estamos hablando de energías que mueven, el tema es en qué dirección se están moviendo y con qué propósito. Vale la aclaración que cuando hablamos de agresión es posible detectarla por dos vías: la agresión hacia afuera y la agresión hacia adentro. Cuando se dice que explota hacia afuera y cuando, en cambio, implosiona. En definitiva, es energía que precisa manifestarse y lo hará por la vía que encuentre más disponible. Entonces, ¿Por qué sucede eso?

Nacemos en este mundo con un impulso de supervivencia cuyo motor hace que nos movamos en la vida. La fuerza que hace que luches por lo que queres. PERO… en líneas generales, no sucede que justamente se fomente la conexión con la propia iniciativa y orientación en la propia búsqueda de lo que cada quien anhela alcanzar. ¿Por qué? Porque nuestros progenitores no lo saben y tampoco lo tienen claro en sus vidas con lo cual, esa ignorancia y aplacamiento de esa energía se traslada de generación en generación. La falta de incentivación y también la represión del deseo que la misma sociedad promueve porque “es pecado” genera ira… Algunos tienen habilidad para manifestarla sin tapujos, serían las personas conocidas como coléricas y hay otras personas que tienen dificultades para asumir esa ira reprimida entonces la hacen síntomas. Detrás de todas esas actitudes hay múltiples factores: miedos, inseguridad, falta de claridad hacia dónde querés dirigirte.

Desde el punto de vista astrológico estamos hablando de la energía de MARTE. Y por qué esos múltiples escenarios? Porque Marte es una energía difícil de asumir y vivenciar.

De por sí es un planeta antisocial, en su nivel más primigéneo le interesa sobrevivir y obtener lo que quiere. Representa el espíritu de lucha, el valerse por uno mismo, el pelear por lo que uno es. Sin Marte somos impotentes y si uno no expresa su propia energía marciana, aparecerá alguien afuera y nos hará papilla. En la Mitología Griega, estamos hablando del dios Ares, un mastodonte muy rústico y bruto. Sin calidez y consideración. Al estilo cavernícola.

Y dependiendo cómo esté emplazada en tu carta natal será el modo en que hayas conectado o no con esa energía. Si está bloqueada, implosiona autoagrediéndose o explota agrediendo. Y eso es lo que se ve también hoy por hoy en la gente.

¿Qué relación tiene entonces con la Asertividad? La agresividad y la asertividad son diferentes instancias de una misma energía evolucionada. De lo bruto a lo bello. El trozo de piedra que se convertirá en una bella escultura. Eso significa pulir la propia lanza marciana.

Cuando detectes qué cuestiones “externas” detonan tu ira o en qué situaciones te quedas callado y tragas tu ira, ahí comprenderás que no hace falta andar buscando reafirmaciones afuera que muestren que eres potente o un papel de víctima que busque que te ajusticien porque te sientes no merecedor de. De lo que se trata es de que encuentres tu propio incentivo y tomes la DECISIÓN de cambiar tu vida, defendiendo con capa y espada cada paso que des en pos de concretar eso que has decidido que Deseas en tu vida. ¡Muchos éxitos!

Ojalá hayas disfrutado de estas líneas, nos encontramos la próxima semana. ¡Hasta pronto!


  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco